Educación y Formación

Autoaprendizaje, La clave para el futuro

El Autoaprendizaje es lo que te llevará al éxito. En este artículo encontrarás una recopilación de consejos y herramientas para lograr ser autodidacta.

El futuro es ahora y el perfil profesional hoy en día exige de especialización. La especialización de la que te hablamos va más allá de sólo tener un título. Lo que el mercado laboral comenzará a evaluar son las habilidades y la experiencia ganada.

Hay quienes se excusan que por su juventud no tienen trabajo por falta de experiencia. Pero no han pensado que quizás ellos mismos puedan crear esa experiencia para crecer profesionalmente.

Exitosos empresarios han llegado donde están con esfuerzo y trabajo, y no por un título universitario que acredita que es lo que saben o no. Gracias al arduo trabajo que han desarrollado a través de un circulo virtuoso que se compone de 4 etapas: “Estudiar – Poner en práctica – Caer – Levantarse”. Así han podido surgir porque su trayectoria acredita que es lo que hacen con lo que saben. Eso se llama Autoaprendizaje.

Lo primero que debes saber es que no es fácil. Lo segundo que debes saber es que el hecho de no ser fácil es lo que lo hace entretenido. Y ésto último es aplicable a todo en la vida. Sólo piénsalo, desde cuando elegiste a tu primer novio/a hasta cuando creaste Facebook… es cierto probablemente no eres Mark Zuckerberg pero debe haber sentido algo similar. La satisfacción de sobrepasar un “problema” y salir airoso.

Debes saber que no existe sólo un tipo de aprendizaje.

Para el autoaprendizaje es primordial conocerse a uno mismo y para ellos hay que discernir que tipo de aprendizaje utilizas de estos tres:

Visual. Este tipo de aprendizaje es el que utiliza métodos visuales para ordenar la información. ¿Cuándo tomas apuntes eres de los que anota conceptos y dibuja flechas, flujos o los encierra en cajas o colorea? probablemente esta metodología es la que te acomoda más.

Auditivo. ¿Crees que aprendes más con equipos de trabajo conversando la materia de estudio o te sientes a gusto hablando con el profesor porque te da seguridad que lo aprendido es lo correcto? Con esta metodología asimilas la información de forma auditiva más que visual, quizás creas que por aquí va tu camino de autoaprendizaje.

Kinestésico. El aprendizaje kinestésico tiene relación con otros sentidos. Procesa la información asociandola a las sensaciones y también al movimiento. Por ejemplo el uso constante del teclado te permite escribir libremente sin tener que mirar donde queda cada tecla. Si bien es el método más lento para aprender puede resultar el más fiable ya que lo que se aprende con el cuerpo es difícil de olvidar. La memoria muscular es difícil de olvidar. Probablemente no te acuerdes las materias que aprendiste en primaria en la escuela, pero sí recuerdas que en esa época aprendiste a andar en bicicleta, y montar en bicicleta es algo que no olvidarás.

Otro punto a considerar es dónde y cómo estudiar. Que si en casa, en una biblioteca, en un café, con música, en silencio, con o sin amigos? Recordar en qué momento has aprendido más es un buen indicativo para seleccionar el lugar indicado y esto va de la mano con qué tipo de aprendizaje es el que te acomoda más. Lo importante es que estés a gusto para poder enfocarte en lo que estudias y no las molestias que te ocasiona dedicar tiempo a estudiar.

Consejos que serán de ayuda en tu camino de autoaprendizaje

Leer mucho / o escuchar audio-libros. Leer (o escuchar según como te sea más fácil) será clave a la hora de tener una disciplina de estudio. Para adquirir esa disciplina un consejo importante es encontrar algún tema que realmente te apasione. Una vez que tengas una rutina de estudio, será más fácil abarcar más áreas.

Crear rutinas de estudios. Destina tiempo para estudiar, ya sea un horario diario o semanal. En ese tiempo dedicate exclusivamente a estudiar y respeta ese horario. Algo que te ayudará a mantener tu rutina es tener un objetivo claro: para una nuevo trabajo, para subir un puesto en tu trabajo, para emprender por cuenta propia, por crecimiento profesional o crecimiento personal, para ayudar a tu familia, etc.

Define los medios y/o herramientas que te ayudarán en tu rutina. En los tiempos que corren compartir conocimientos es gratis y la Internet nos ha facilitado mucho más las cosas. En la web encontrarás Podscast, tutoriales en Youtube, en Blogs incluso en Redes Sociales. También puedes acudir a bibliotecas públicas, o quizás lo tuyo sea tomar talleres en tu comunidad, etc.

Comenzar un proyecto. Para ser autodidacta te servirá poner en práctica el conocimiento que has adquirido. De esa forma evaluarás si lo has aprendido bien, qué te falta por aprender, en qué debieses reforzar, etc. Puedes poner tus conocimientos en práctica a nivel personal con pequeños proyectos. Ejemplo: si estas aprendiendo de relaciones públicas puedes tratar de ponerlo en práctica con la junta de vecinos de tu barrio, haciendo una guía para quienes están comenzando a estudiar lo mismo, con el equipo de fútbol de tus sobrinos, o apoyando el emprendimiento de cupcakes de una amiga. Sólo hazlo!

La importancia de compartir conocimientos es un consejo que no debes dejar pasar.

Comparte Contenido en tus redes sociales. Lo principal de compartir contenido es que sean de utilidad, te permitirá obtener feedback más allá de sólo alimentar tu ego por obtener likes. Comparte sobre cosas que te interesaron y podrás obtener nuevos canales y nuevas herramientas que te puedan ayudar a resolver problemas o plantearte nuevos desafíos. Lo importante es compartir contenido de calidad, que agregue valor a alguien.

Participar de comunidades. Al participar en comunidades del tema que estas estudiando, te permitirá estar al tanto de nuevas tenencias. Al compartir y debatir puntos de vista te permitirá ver como otros han hecho el camino del autoconocimiento y qué les ha dado buenos resultados para aplicarlos en tu rutina.

Enséñale a alguien. Reúnete con amigos con intereses comunes y enséñales lo que has aprendido, de esa forma compartes tus ideas y evalúa que te falta aprender a través de las preguntas de tus estudiantes. No se trata de que cambies de trabajo y te conviertas en profesor. Se trata de otra forma de evaluar tus avances en tu autoaprendizaje.

¿Ya estás listo para ser autodidacta?

Lo mejor de ser autodidacta es que todo depende de ti y cuanto quieras lograr tus metas. No depender de recursos económicos para crecer profesionalmente te permitirá no tener límites. Si bien aún existen empleadores que se dejan llevar por un mero título, cada vez son menos y si no van a la vanguardia pronto caerán. Ahora sólo depende de ti.

Sugerencias DIY

Sobre el Autor

Entradas Relacionadas